Ayer releí La familia de Pascual Duarte, de Camilo José Cela. La estamos viendo en clase y notaba que había olvidado algunos detalles. Se lee de una manera muy rápida y, aunque es una novela un poco amarga, me parece una lectura fundamental. Cela actualiza la novela picaresca de una forma tan calibrada que resulta asombroso encontrarse con este pícaro del siglo XX con tanta naturalidad como si él hubiera inventado el género.
y, como una cosa lleva a la otra, hoy mismo he empezado Las mil noches de Hortensia Romero, de Fernando Quiñones. Es una lectura que tenía pendiente, porque sólo conocía la versión teatral, la conocida como La Legionaria. Y, como hoy hemos tenido en el Instituto a su hijo en nombre de la Funsación que tienen en Chiclana y aJosé Moreno, un escritor-actor-cuentacuentos, me ha parecido que era el momento de leerla.